Avances en Psicología Latinoamericana

La revista Avances en Psicología Latinoamericana es una revista con evaluación por pares, que publica artículos de carácter integrador en todas las áreas de la psicología.

Incluye contribuciones empíricas, teóricas originales y revisiones en profundidad. Los artículos se publican en español, portugués, inglés e italiano con resumen y palabras clave (obtenidas del Thesaurus de la American Psychological Association) en español e inglés. Los artículos enviados deben seguir las normas del Manual de Estilo de Publicaciones de la American Psychological Association (quinta edición, 2001) en lo que respecta a su presentación formal.

 SCImago Journal & Country Rank  

Avisos

 

Suspensión temporal de actividades

 
La Editorial de la Universidad del Rosario suspende actividades por periodo de vacaciones.  
Enviado: 2014-12-13 Más
 
Más avisos

Vol. 32, núm. 3 (2014)


Portada

GALERÍA LATINOAMERICANA DE ARTE

Imagen de cubierta: "El duelo", Jerónimo Villa.

De la superficie al límite: a propósito de la obra de Jerónimo Villa

La Galería de nuestra revista Avances en Psicología acoge este año tres ejemplos de la  obra reciente del escultor Jerónimo Villa.

Mi formación me permite un acercamiento simbólico, psicológico y filosófico a la obra. No soy crítico de arte, ni me quiero poner en la improbable tarea de definir qué significa serlo. Me acerco a la obra como quien busca las metáformas interiores que evoca el lenguaje plástico. Porque desde donde observo, es esto también el arte: el dominio de un idioma propio, íntimo, que habla de sentidos difícilmente modulables. El comentador viene a ser una suerte de intérprete, quien habla también una lengua que en parte sólo a él le es propia. ¿cómo podríamos traducir el pulcrum latino al español, sin que se deje de lado algo de la experiencia del romano ante la rotundidad flexible y pétrea de Lisipo y sin que se agrege algo de la severidad castellana? Comentar es así una hermenéutica que habla necesariamente del observador.

Jerónimo es un destacado artista emergente, con un grupo ya significativo de experiencias expositivas y críticas, como por ejemplo, la notable intervención en el patio de la Galería nueveochenta en 2013.

Pienso que en este momento, la puerta de entrada a la obra reciente de Jerónimo es La Elegancia del Alambre. En cierta forma, resulta su voz más cercana y su metáfora cultural más abierta. La Elegancia del Alambre señala el límite y la superficie de la forma más directa: los trajes delimitados y permeables, caracterizaciones del teatro social: la dama decimonónica (La Femme IV), el militar (Le Homme II), la niña: todos patentes a través de la cubierta, a través de sus trajes como realidades sociales. Estos textiles plenos de representaciones sociales son expresados por las líneas que nuestra cultura reconoce y completa. La Femme III habla de ingenuidad y recuerda que han sido los tres toques ámbar los que la separan de la chispeante Femme VII. La metáfora es evidente: somos nosotros. El límite expresa la pretensión. Tras la pretensión, lo vacuo y lo real, lo etéreo que se transforma, que sufre una metamorfosis externa, lineal, sutil, aparente. Y esa metanoia externa lleva a la interna, y no al contrario. El traje de seda sí hace que la mona no se quede en mona.

Hemos seleccionado una muestra de su obra reciente, que ofrece sentidos más sutiles y referencias quizá más aparentemente ingenuas. Evocan al célebre geómetra griego, pero tal como lo vivimos en el colegio, con las escuadras y el compás y el pantalón corto. "movimiento secuencial" dialoga con otra de las ambiciones humanas frustradas por lo real: el perpetuum mobile, metáfora de la inmortalidad que choca con la realidad cruda. Así, estas nuevas obras recuerdan las contradicciones insalvables de la ambición humana y la realidad sutil: movimientos supendidos. Solidez permeable. Drama ingenuo, hierático. En cierta forma, Jerónimo parece hablar otra vez de la apariencia y la verdad, en un lenguaje más cercano y por eso más complejo. No podemos olvidar que la autoetnografía es una traea compleja e improbable. Así nos habla como hacía falta que lo hiciera Margaret Mead a la hipocresía de la sociedad americana de los años '20: colocándola de frente con aquellas mujeres de Samoa que conoció en los inicios de su notable carrera.

Movimiento secuencial manifiesta -o me evoca, ya saben, lo que decimos habla más de nosotros mismos que de la realidad afirmada- el mismo drama humano que lleva al monólogo de Jep Gambardella en La Grande Bellezza, nueva ave fénix del gran cinema italiano (Paolo Sorrentino, 2013):

"Finisce sempre così. Con la morte. Prima, però, c'è stata la vita, nascosta sotto il bla bla bla bla bla. È tutto sedimentato sotto il chiacchiericcio e il rumore. Il silenzio e il sentimento. L'emozione e la paura. Gli sparuti incostanti sprazzi di bellezza. E poi lo squallore disgraziato e l'uomo miserabile. Tutto sepolto dalla coperta dell'imbarazzo dello stare al mondo. Bla. Bla. Bla. Bla. Altrove, c'è l'altrove. Io non mi occupo dell'altrove. Dunque, che questo romanzo abbia inizio. In fondo, è solo un trucco. Sì, è solo un trucco".

Eso. Chispas de belleza. Sin embargo, allí está la vida: oculta bajo el bla, bla, bla. Sólo me queda preguntar: ¿Jerónimo, nos estás llevando a ver eso? Pienso que podemos escuchar la respuesta tal como Sorrentino ha querido: con el fondo dramático de Las Bienaventuranzas de Vladimir Martynov, para no olvidar que eso es también la vida: el silencio y el sentimiento. Y luego, inesperadamente, chispazos de belleza.

Leonardo Amaya, Programa de Psicología, Universidad del Rosario