Una aproximación a los conceptos de emprendedor y emprendimiento social

An Approach to the Concepts of Entrepreneurship and Social Entrepreneurship

Uma aproximação aos conceitos de empreendedor e empreendimento social

María Luisa Saavedra García
Universidad Nacional Autónoma de México, México
María Elena Camarena Adame
Universidad Nacional Autónoma de México, México
Mario Enrique Vargas Saenz ***
Uiversidad EAFIT, Colombia

Una aproximación a los conceptos de emprendedor y emprendimiento social

Universidad & Empresa, vol. 22, núm. 39, 2020

Universidad del Rosario

Fecha de recepción: 06 Junio 2019

Fecha de aprobación: 29 Enero 2020

Resumen: El emprendedor y el emprendimiento social como temas de investigación en Latinoamérica se encuentran aún en una etapa inicial, y no hay un consenso acerca de su conceptualización, por esta razón este trabajo tiene como objetivo analizar los conceptos que se han vertido acerca del emprendedor y el emprendimiento social, con el fin de servir de marco de referencia para posteriores estudios y aportar a la mejor comprensión de este fenómeno. Se utilizó el método de investigación documental, realizando una revisión de la literatura de trabajos de investigación publicados en revistas científicas arbitradas. Los principales hallazgos permiten identificar las variables principales contenidas en ambos conceptos, las cuales resultan de utilidad para investigaciones futuras.

Palabras clave: emprendedor social, emprendimiento social, empresa social.

Abstract: The entrepreneur and social entrepreneurship as research topics in Latin America are still in an initial stage, and there is no consensus about its conceptualization. For this reason, this work aims to analyze the concepts of entrepreneur and social entrepreneurship, in order to serve as a reference for further studies and provide greater understanding of this phenomenon. The method used was a documentary research, carrying out a literature review of research papers published in peer-reviewed scientific journals. The main findings allow identifying the main variables contained in both concepts, which are useful for future research.

Keywords: Social entrepreneur, social entrepreneurship, social enterprise.

Resumo: O empreendedor e o empreendimento social como temas de pesquisa na América Latina, encontram-se ainda em uma etapa inicial, não existe um consenso de sua conceitualização, é por esta razão que este trabalho tem como objetivo analisar os conceitos que se têm vertido acerca do empreendedor e o empreendimento social, com o fim de servir de marco de referência para posteriores estudos e aportar maior compreensão a este fenômeno.Utilizou-se o método de pesquisa documental, realizando uma revisão da literatura de trabalhos de pesquisapulicados em revistas científicas arbitradas. Os principais resultados permitem identificar as variáveis principaiscontidas em ambos os conceitos, os quais resultam de utilidade para pesquisas futuras.

Palavras-chave: empreendedor social, empreendimento social, empresa social.

Introducción

El emprendimiento social ha surgido como un nuevo fenómeno que está ayudando a mejorar las condiciones de vida de muchas personas alrededor del mundo (Felix, Husted & Aigner, 2017). De acuerdo con Rey, Ribeiro y Sánchez (2016) el término social se refiere al valor que una empresa agrega a la sociedad en tres áreas: (1) beneficio económico para la sociedad; (2) beneficio ecológico, cuidado del medio ambiente, y (3) beneficio social, calidad de vida. Por su parte, Seham, Ahmed y Ayman (2017) han señalado que entre las personas que inician emprendimientos sociales se encuentran empresarios que toman riesgos y son compasivos, con mentalidades emprendedoras que buscan abordar proble­mas sociales de maneras innovadoras. También tienen la perseverancia para enfrentar los ineficientes marcos institucionales prevalecientes en las economías en desarrollo. Los emprendedores sociales están motivados por problemas y desafíos sociales, inspiración y experiencias personales previas, así como por sus redes sociales.

El interés actual por el emprendimiento social es consistente con el aumento de la demanda impuesta a las organizaciones empresariales de desencadenar un cambio social positivo mediante la participación social e iniciativas medioambientales (Aguilera et al. 2007; Bronn & Vidaver-Cohen 2009).

Un aspecto importante a destacar es que al involucrar el sector social en esos empren­dimientos se fortalecen los niveles de competitividad empresarial, que contribuyen al desarrollo de la región o del país. Esto demuestra que las empresas creadas con enfoque social generan no solo empleos y una concepción diferente de empresa, sino que también brindan bienestar a la comunidad involucrada, reduciendo los niveles de exclusión social (Salinas & Osorio, 2012).

Autores como Thompson, Alvy y Lees (2000); Mair y Schoen (2007); Zahra et al. (2009); Austin, Stevenson y Wei-Skillern (2006); Dacin, Dacin y Tracey (2011); Dees (2012), y Pache y Santos (2013) han reconocido el emprendimiento social como un campo importante de investigación. Sin embargo, a pesar de la existencia de una amplia atención global a este tipo de emprendimiento, la teoría sobre este todavía está en la etapa de conceptualización, ya que cada país tiene diferentes aspectos específicos de la cobertura del emprendimiento social y actitudes hacia las iniciativas de emprendimiento. Es por esta razón que este trabajo tiene como objetivo analizar los conceptos que se han vertido acerca del emprendedor y el emprendimiento social, con el fin de servir de marco de referencia para posteriores estudios y aportar a la mejor comprensión de este fenómeno. La investigación es de carácter documental, se revisó la literatura en torno a los conceptos de empresa social, emprendimiento social y emprendedor social; los principales hallazgos se muestran en las conclusiones.

1. Empresa social

Una de las primeras nociones de empresa social fue definida por Talbot, Tregilgas y Harrison (2002):

medio por el cual las personas se reúnen y utilizan las empresas basadas en el mercado para lograr un acuerdo de fines sociales. Se caracteriza por la creatividad, el espíritu em­presarial y un enfoque en la comunidad más que de beneficio individual. Es un esfuerzo creativo que resulta en servicios sociales, financieros, de servicio, beneficios educativos, de empleo u otros beneficios comunitarios (p. 2).

Silva, Botero y Soto (2014) señalan que es aquella que tiene un fin social desde que nace, se transforma, produce y se relaciona con los trabajadores teniendo presente este fin; sea cual sea la figura jurídica que asuma, sus características se encuentran ligadas a las dimensiones económica y social. En lo económico, estas empresas:

En lo social:

Por su parte, Yunus (2012) ha señalado que una empresa social es un negocio auto-sostenible que no genera pérdidas, pero tampoco reparte dividendos; asume un objetivo social según las normas que rigen en el mercado; es decir, genera suficientes ingresos que garantizan su funcionamiento y reinvierten las utilidades, en su objetivo social buscan un impacto positivo en la sociedad al fortalecer la inclusión social de personas en situación de vulnerabilidad.

Es necesario aclarar que una empresa social no es una organización sin fines de lucro, pues estas no recuperan sus costos de operación y se fondean a través de subsidios del gobierno y donaciones de terceros. En cambio, la empresa social debe no solo proveer bienes y servicios que cumplen un objetivo social, sino que también debe ser capaz de recuperar sus costos.

Según Yunus (2012), las características principales de una empresa social son

Una definición más reciente, adoptada por siee (2014), identifica a las empresas sociales así:

La Unión Europea (2014), por su parte, ha señalado que la empresa social tiene como objetivo principal impactar en la sociedad, más que generar utilidades para los socios; opera como empresa en el mercado proporcionando bienes y servicios de manera inno­vadora, utilizando los excedentes para fines sociales, realizando una gestión responsable y transparente.

Un aspecto a destacar, referido por Melián y Campos (2010) y Kostetska y Berezyak, (2014), es que las empresas de la economía social surgen principalmente de la innovación social, la cual no es otra cosa que nuevas formas de organización y relaciones laborales basadas en el establecimiento de fuertes relaciones sociales, tanto con los clientes como con los trabajadores.

Con base en lo anterior, se puede decir que la empresa social tiene como fin dar solución a un problema social, basándose en la innovación social y buscando la sostenibilidad financiera.

1.1. Emprendimiento social

El emprendimiento social es un fenómeno ampliamente reconocido por su capacidad de generar valor social (Danko, Brunner & Kraus, 2011). Bill Drayton fundador de Ashoka, fue el que popularizó el término emprendimiento social a finales de los noventas y con ello ha impulsado a varios emprededores sociales alrededor del mundo; antes de él Michael Young promovió la idea del emprendedor social entre 1950 y 1990. Sin embargo, el concepto era conocido implícitamente desde antes, desde el siglo xix se han fundado empresas con fines sociales (Seham et al., 2017). Así pues, los emprendedores sociales han existido de tiempo atrás por ejemplo, Florence Nightingale fundó la primera escuela de enfermería y desarrolló prácticas modernas en dicho campo; Robert Owen, conocido por su modelo cooperativista de negocios, es uno de los emprendedores sociales más famosos de la historia.

El emprendimiento se define como un proceso dinámico de visión, cambio y creación que requiere la aplicación de energía y pasión para la implementación de nuevas ideas y soluciones creativas (Kuratko, 2005). Este fenómeno se entiende como el conjunto de actitudes y conductas que dan un perfil asociado a aspectos como el control a situaciones de riesgo, la creatividad para plantear propuestas, la capacidad de innovación, la autocon­fianza y la toma de decisiones, a estas características se les denomina: acción emprende­dora. Esta es una acción innovadora que, a través de un sistema organizado de relaciones interpersonales y la combinación de recursos, se orienta al logro de un determinado fin, se asocia con la creación de algo nuevo y la generación de un nuevo valor, producto, bien o servicio que anterior a la acción no existía (Selamé, 1999).

Gartner (1985) considera cuatro dimensiones generalmente aceptadas de creación de empresas emprendedoras: individuo, organización, proceso y medio ambiente. En cuanto a las características individuales considera la necesidad de logro, el locus de control, la propensión a tomar riesgos, la satisfacción por el trabajo, la experiencia laboral previa, los padres emprendedores, la edad y la educación. En lo que se refiere a la organización, incluye el liderazgo en costos, la diferenciación, el enfoque, los nuevos productos o servicios, la competencia paralela, la entrada de franquicias, la transferencia geográfica, la escasez de suministros, el aprovechamiento de recursos no utilizados, el contrato del cliente, convertirse en una segunda fuente, las empresas conjuntas, las licencias, la renuncia al mercado, el vender fuera de la división, las compras preferidas por el gobierno y los cambios en las reglas gubernamentales. En la dimensión de medio ambiente incorpora la presencia de empresarios experimentados; la fuerza de trabajo técnicamente calificada; la accesibilidad a proveedores, clientes o nuevos mercados y transporte; la influencia del gobierno, la proximidad de universidades, de terrenos o instalaciones, servicios de soporte y recursos financieros; la actitud de la población del área; las condiciones de vida; la alta diferenciación ocupacional e industrial; los altos porcentajes de inmigrantes recientes en la población; la gran base industrial; las áreas urbanas de mayor tamaño; las barreras para entrar; la rivalidad entre los competidores existentes; la presión de productos sustitutos, y el poder de negociación de los compradores y proveedores. Por último, en lo referente al proceso se tiene en cuenta al emprendedor quien encuentra una oportunidad de negocio, acumula recursos, comercializa productos y servicios, produce el producto, construye una organización y responde al gobierno y la sociedad. A este respecto, Sekliuckiene y Kisielius (2015) han encontrado que las circunstancias y el contexto socioempresarial son los factores más importantes para todas las etapas del proceso de emprendimiento social.

Posteriormente, el propio Gartner (1989) propone ocho factores que componen la definición de emprendimiento: persona, innovación, organización, creación, valor, ganan­cias, originalidad y dueño-administrador. Además, establece que lo importante no son las características del emprendedor sino el proceso de creación de la organización o negocio el cual finaliza al tiempo que se crea dicha organización. El emprendimiento tiene tem­poralidad, no es un estado permanente, ya que considera que esta acción depende de las coyunturas que cada proceso de integración organizacional posee, el emprendimiento está en la acción del emprendedor.

Por su parte, Silva, Botero y Soto (2014) sugieren que el emprendimiento es aquella actitud y aptitud de la persona que le permiten comenzar nuevos retos o proyectos; es lo que le permite avanzar un paso más, ir más allá de donde ya ha llegado.

En lo que corresponde al emprendimiento social, este se refiere a las iniciativas que se realizan bajo tres ejes: 1) un objetivo social, 2) un modelo de negocio sostenible y 3) una forma innovadora de abordar un problema social (Silva, Botero & Soto, 2014).

De acuerdo con Rodríguez (2007):

frente a] la reacción a la desigualdad y la ausencia de oportunidades reales de desarro­llo, surgen liderazgos que no esperan la atención de programas sociales asistenciales, sino que buscan dentro de las potencialidades de la comunidad una alternativa al problema, que involucre la creación de valor social. Para algunos, las grandes deudas sociales del Estado (p. 15).

Los emprendimientos sociales tienen características en común, aunque cada uno tiene las propias dependiendo del grupo social que lo realice y de las condiciones donde se ubique. A continuación, se definen cuatro aspectos diferenciadores del emprendimiento (Curto, 2012):

En suma, el emprendimiento social cristalizado en las empresas sociales identifica las necesidades existentes en un territorio con el fin de transformarlas en oportunidades empresariales para mediante la producción continua de bienes y servicios contribuir con el bienestar colectivo de la comunidad (Silva, Botero & Soto, 2014).

Por su parte, Rodríguez (2016) sostiene que el emprendimiento social es parte del emprendimiento sostenible. El aspecto social del emprendimiento sostenible tiene que ver con el comportamiento de las empresas en aspectos sociales y éticos como la gestión del recurso humano, los derechos humanos, el trabajo infantil, el género, la discrimina­ción, la participación de los trabajadores en beneficios de la empresa y la corrupción. Lo medioambiental implica productos limpios, ecoeficiencia, desarrollo tecnológico sostenible, y ecodiseño. El tercer aspecto tiene que ver con los resultados financieros de la empresa.

Conway y Kalakay (2016) señalan que se han realizado importantes investigaciones para definir el emprendimiento social. Sin embargo, muchos esfuerzos no exploran la dimensionalidad completa del concepto, ya que sus hallazgos revelan que no hay defini­ción. Estos autores exploraron las cuatro dimensiones del espíritu empresarial (individuo, entorno, proceso y organización) postuladas por Gartner (1985), y encontraron un avance limitado en el desarrollo de las definiciones.

A continuación, se presenta una revisión del concepto de emprendimiento social.

Tabla 1.
Conceptos de emprendimiento social
Conceptos de emprendimiento social


Tabla 1.
Conceptos de emprendimiento social (Cont...)
Conceptos de emprendimiento social (Cont...)


Tabla 1.
Conceptos de emprendimiento social (Cont...)
Conceptos de emprendimiento social (Cont...)


Todos estos conceptos, permiten identificar los aspectos más importantes del empren­dimiento social:

  1. La misión social que pone énfasis en desarrollar bienes y servicios que cubran directamente las necesidades más apremiantes de la sociedad, creando de este modo valor social.

  2. La innovación que busca la forma de cubrir las necesidades con proyectos in­novadores o soluciones nuevas que no hayan sido aplicadas anteriormente.

  3. Los beneficios, es decir, conseguir la sostenibilidad financiera de los pro­yectos que emprenden.

  4. La búsqueda y aprovechamiento de oportunidades para resolver necesida­des sociales de los grupos menos favorecidos.

  5. Asumir riesgos, se proponen y desarrollan proyectos que en principio no van a proporcionar resultados positivos, pero que a largo plazo llegan a ser autosostenibles.

  6. Buscan un cambio social a través del establecimiento de un equilibrio en el uso de los recursos de la sociedad.

Las variables contenidas en el concepto de emprendimiento social son la misión social, la innovación, la sostenibilidad financiera, la solución de necesidades sociales, la aceptación de riesgos y el cambio social.

2. Emprendedor social

El emprendedor social ofrece un cambio innovador en los negocios con inteligencia y alcanza objetivos con una valiosa contribución al desarrollo social. Baber, Jain y Baber (2012) apuntan a que para el desarrollo de nuestra sociedad surge la necesidad de que este empresario asuma riesgos calculados y posibilite la creación de una sociedad auto­suficiente con pasión, innovación, creatividad, impulso y cambio del mundo, constitu­yéndose así en la parte más activa del proceso de cambio social. Se caracteriza por ser un empresario educado, que comprende fácilmente los problemas y también es consciente de cómo erradicarlos, y posee habilidades e inteligencia de todas las técnicas modernas para convertir todas las cosas improductivas en productivas.

Uno de los emprendedores mundialmente conocido es Muhammad Yunus, Premio Nobel de Paz 2006, un economista excepcional y empresario que reconoció la difícil situación de sus compatriotas en Bangladesh: a pesar de su trabajo duro, no ganaban salarios suficientes y seguían viviendo en la pobreza. Yunus creía que esa pobreza era consecuencia de la falta de acceso a los recursos necesarios para identificar y explotar oportunidades, particular­mente recursos financieros. Para corregir el desequilibrio de la distribución de la riqueza, Yunus proporcionó pequeñas sumas de crédito —microfinanzas— como un mecanismo para ayudar a aprovechar las oportunidades; creía que si se utilizaban las microfinanzas para apoyar el inicio de la sostenibilidad social de empresas que abordaran los problemas sociales, ambientales y de otro tipo creados por causa de la pobreza y la falta de acceso a las oportunidades, la estructura del mercado capitalista podría ser ensanchada; esto a su vez crearía oportunidades para la explotación del mercado que estaría disponible para una gama más diversa de empresarios, incluidos los emprendedores sociales. Convencido por este argumento, Yunus estableció el Grameen Bank en 1983 y se convirtió en un emprendedor social. Su banco, que proporciona microcréditos a personas socialmente desfavorecidas que carecen de garantías, ha revolucionado la industria del crédito e iniciado el crecimiento de la inversión internacional en el sector del microcrédito, fomentando el fenómeno de la empresa social a escala mundial (Danko, Brunner & Kraus, 2011).

A continuación, se presentan algunos puntos que revelan claramente la importancia de un emprendedor en el desarrollo social (Baber, Jain & Baber, 2012):

De estos puntos se puede inferir que los emprendedores sociales son importantes para el desarrollo económico y social de los países.

La tabla 2 muestra la revisión de los conceptos de emprendedor social que han surgido de la revisión de la literatura.

Tabla 2.
Conceptos de emprendedor social
Conceptos de emprendedor social


Tabla 2.
Conceptos de emprendedor social (Cont...)
Conceptos de emprendedor social (Cont...)


Tabla 2.
Conceptos de emprendedor social (Cont...)
Conceptos de emprendedor social (Cont...)


Tabla 2.
Conceptos de emprendedor social (Cont...)
Conceptos de emprendedor social (Cont...)


Con base en la revisión anterior se puede señalar que los emprendedores sociales ayudan en la creación de valores sociales y económicos. Ellos desempeñan un papel importante en la generación de empleo, el desarrollo económico, la innovación y la formación de capital social y financiero. Los emprendedores sociales son necesarios ya que buscan oportunidades para resolver los problemas que prevalecen en la sociedad y, al descubrir las causas, a través de sus ideas y creaciones innovadoras, eliminan esos problemas y, sobre todo, obtienen ganancias. Las principales variables contenidas en el concepto de emprendedor social son fomentar valores sociales y económicos, resolver problemas sociales, creativos, innovadores, persistentes, éticos y agentes de cambio.

2.1. Las motivaciones del emprendedor social

Roberts y Woods (2005) identifican como factores diferenciadores entre empresarios comerciales y sociales la motivación (tabla 3); la de los emprendedores sociales no está orientada a los beneficios, su motivación está impulsada por la necesidad de abordar las cuestiones sociales, sociopolíticas y las primarias fundamentales de aquellos que sufren carencias. Un aspecto importante del perfil del emprendedor social es la razón que lo impulsa a realizar un emprendimiento para cubrir una necesidad social (Seham et al. 2017).

Tabla 3.
Motivaciones del emprendedor social
Motivaciones del emprendedor social


Fuente: elaborado a partir de Seham et al. (2017).

Como se puede ver en la tabla 3, la motivación emana de diversas fuentes que tienen como denominador común la identificación de necesidades sociales ya sea por experiencia propia o de terceros y el deseo de resolverlas.

2.2. Características de los emprendedores sociales

El emprendimiento social implica no solo la implementación de ideas innovadoras, tam­bién incluye un estilo de liderazgo extraordinario por parte de los empresarios (Danko, Brunner & Kraus, 2011).

Tabla 4.
Características de los emprendedores sociales
Características de los emprendedores sociales


Fuente: elaborada a partir de Seham et al. (2017).

Conclusiones

Los temas de emprendedor y emprendimiento social han sido poco estudiados en el contexto Latinoamericano; la revisión de la literatura que se ha realizado en este trabajo pretende servir de marco de referencia para impulsar la realización de estudios en este tópico.

El emprendimiento social persigue la misión social de desarrollar bienes y servicios para cubrir las necesidades de los sectores menos favorecidos de la sociedad (creación de valor social); busca soluciones innovadoras que no han sido aplicadas y genera proyectos para llevarlos a cabo y en muchos casos no tienen un costos (innovación social); administra de modo eficiente los recursos financieros, humanos y materiales con el fin de generar beneficio financiero (sostenibilidad financiera); busca y aprovecha las oportunidades para resolver necesidades sociales con el fin de establecer un equilibrio social (visión social), y asume riesgos desarrollando proyectos que en un inicio no serán rentables (rentabilidad social).

El emprendedor social es impulsado por un deseo de justicia social (vocación social), tiene la habilidad de percibir los problemas sociales (visión social); busca soluciones sostenibles, procurando el equilibrio moral y la obtención de beneficios (ética social); incursiona como un agente de cambio que asume riesgos y crea valor social (cambio social). Además, aprovecha las oportunidades y los recursos para afrontar las necesidades a través de la innovación social (riesgo social); tiene la capacidad de gestionar, aplicando un liderazgo democrático y construyendo un capital social (emprendimiento sostenible).

Es necesario impulsar los estudios en estos temas para conocer de qué manera el emprendimiento social se está desarrollando en el contexto latinoamericano y así deter­minar cómo, desde el ámbito académico, se pueden apoyar estos procesos a través de la vinculación empresa-universidad-sociedad.

Referencias

Aguilera, R. V., Rupp, D. E., Williams, C.A., & Ganapathi, J. (2007). Putting the S back in corpo­rate social responsibility: A multilevel theory of social change in organizations. Academy of Management Review, 32(3), 836-863. https://doi.org/10.2307/20159338

Alford, S. H., Brown, L. D., & Letts, C. W. (2004). Social entrepreneurship: Leadership that fa­cilitates societal transformation. Working. Cambridge, MA: Center for Public Leadership, John F. Kennedy School of Government.

Ashoka (2014). Todo el mundo puede ser impulsor de cambios. Recuperado de https://www.spain.ashoka.org/sites/spainsix/files/One%20Pager%20Ashoka%20%28Espa%C3%B1ol%29.pdf

Austin, J. E., Stevenson, H., & Wei-Skillern, J. (2006). Social and commercial entrepreneur­ship: The same, different or both? Entrepreneurship Theory and Practice, 30(1), 1-22. Recuperado de https://doi.org/10.1111/j.1540-6520.2006.00107.x

Baber, R, Jain, S, & Baber, P. (2012). Social entrepreneurs: Changing the face of soci­ety. Recuperado de https://www.researchgate.net/publication/236003969_Social_ Entrepreneurs_Changing_the_face_of_Society

Bornstein, D. (2004). How to change the world: Social entrepreneurship and the power of ideas. Oxford University Press.

Boschee, J. (1998). Merging mission and money: A board member’s guide to social entrepre­neurship. Washington: National Center for Nonprofit Boards.

Brinckerhoff, P. C. (2000). Social entrepreneurship: The art of mission-based venture develo­pment. New York: John Wiley & Sons.

Brinkerhoff, P. (2001). Why you need to be more entrepreneurial — A how to get started. Nonprofit World, 19(6), 12-15.

Bronn, P. S., & Vidaver-Cohen, D. (2009). Corporate motives for social initiative: Legitimacy, sustainability, or the bottom line? Journal of Business Ethics, 87, 91-109. https://doi.org/10.1007/s10551-008-9795-z

Canadian Centre for Social Entrepreneurship. (2001). Social entrepreneurship discussion paper No. 1. Recuperado de https://www.citeseerx.ist.psu.edu/viewdoc/download;jsessionid=3ED60368F90C56C04EF0435EC4E7C015?doi=10.1.1.194.4683&rep=rep1&type=pdf

Chell, E. (2007). Social enterprise and entrepreneurship: towards a convergent theory of the entrepreneurial process. International Small Business Journal, 25(1), 5-26. https://doi.org/10.1177/0266242607071779

Conway, M., & Kalakay, J. (2016). The winding road of social entrepreneurship definitions: a systematic literature review. Social Enterprise Journal, 12(2),131-160. https://doi.org/10.1108/SEJ-06-2015-0016

Cook, B., Dodds, C., & Mitchell, W. (2003). Social entrepreneurship: false premises and dangerous forebodings. AustralianJournal of Social Issues, 38(1), 57-72. https://doi.org/10.1002/j.1839-4655.2003.tb01135.x

Curto, G. (2012). Los emprendedores sociales: innovación al servicio del cambio social. Cuadernos de la Cátedra “la Caixa” de Responsabilidad Social de la Empresa y Gobierno Corporativo, (13).

Dacin, M. T., Dacin, P. A., & Tracey, P. (2011). Social entrepreneurship: A critique and future directions. Organization Science, 22(5), 1203-1213.

Danko, A., Brunner, C. & Kraus, S. (2011). Social entrepreneurship – An overview of the cur­rent state of research. European Journal of Management, 11(1), 82-91.

De Leeuw, E. (1999). Healthy cities: Urban social entrepreneurship for health. Health Promotion International, 14(3), 261-269. https://doi.org/10.1093/heapro/14.3.261

Dees, J. G. (1998). The meaning of social entrepreneurship. Comments and suggestions con­tributed from the Social. Recuperado de https://www.centers.fuqua.duke.edu/case/wp-content/uploads/sites/7/2015/03/Article_Dees_MeaningofSocialEntrepreneurship_2001.pdf

Dees, J. G. (2012). A tale of two cultures: Charity, problem solving and the future of social entrepreneurship. Journalof Business Ethics, 111(3), 321-334.

De Pablo López, I. (ocubre, 2005). El emprendizaje social: motor de desarrollo y cohesión social. V Seminario sobre creación de empresas y entorno, Trujillo, Universidad Autónoma de Madrid.

Drayton, W. (2002). The citizen sector: Becoming as entrepreneurial and competitive as business. California Management Review, 44(3), 120-132.

Felix, M., Husted, B., & Aigner, D. (2017). Opportunity discovery and creation in social entrepreneurship: An exploratory study in Mexico. Journal of Business Research, 81, 212-220.

Fischel, A. (2013). ¿Cómo educar en emprendedurismo social y ética? Congreso Internacional de Emprendedurismo Social, Universidad de Costa Rica, 6 y 7 de junio.

Fuqua School (2005). What is Social Entrepreneurship? Recuperado de https://www.caseatduke.org/about/whatissocialentrepreneurship/

Fowler, A. (2000). ngdos as a moment in history: beyond aid to social entrepreneurship or civic innovation? Third World Quarterly, 21(4), 637-656.

Gartner, W. (1985). A conceptual framework for describing the phenomenon of new Venture creation. The Academy of Management Review, 10(4), 696-706. Recuperado de https://www.jstor.org/stable/258039

Gartner, W. (1989). Who is an entrepreneur? Is the wrong question. American. https://doi.org/10.1177/104225878801200401.

Guclu, A., Dees, J. G., & Anderson, B. B. (2002). The process of social entrepreneurship: Creating opportunities worthy of serious pursuit. Durham: Duke University.

Guzmán, A., & Trujillo, M. (2008). Emprendimiento social – Revisión de literatura. Estudios Gerenciales, 24(109), 105-125.

Harding, R. (2004). Social enterprise: the new economic engine? Business Strategy Review, 15(4), 39-43.

Haugh, H. (2005). A research agenda for social entrepreneurship. Social Enterprise Journal, 1(1), 1-12.

Hibbert, S. A., Hogg, G., & Quinn, T. (2002). Consumer response to social entrepreneurship: The case of the Big Issue in Scotland. International Journal of Non-profit and Voluntary Sector Marketing, 7(3), 288-301.

Johnson, S. (2000). Literature review on social entrepreneurship. Canadian Center for Social Entrepreneurship.

Korosec, R. L., & Berman, E. M. (2006). Municipal support for social entrepreneurship. Public Administration Review, 66(3), 448-462.

Kostetska, I., & Berezyak, I. (2014). Social entrepreneurship as an innovative solution mechanism of social problems of society. Management Theory and Studies for Rural Business and Infrastructure Development. 36(3), 569-577.

Kuratko, D. (2005). The emergence of entrepreneurship education: Development, trends, and challenges. Entrepreneurship Theory and Practice, 29(5), 577-598.

Labarre, P., Fishman, C., Hammons, K.H., & Warner, F. (2001). Who’s fast leaders 2002. Fast Company, 52, 83-128.

Leadbeater, C. (1997). The rise of the social entrepreneur. Londres: Demos.

Lepoutre, J., Justo, R., Terjesen, S., & Bosma, N. (2011). Designing a global standardized methodology for measuring social entrepreneurship activity: The global entrepreneurship monitor social entrepreneurship study. Small Business Economic 40, 693-714. https://doi.org/10.1007/s11187-011-9398-4

Light, P. C. (2006). Reshaping social entrepreneurship. Stanford Social Innovation Review, 4(3), 47-51.

Lumpkin G. T., Moss T. W., Gras D. M., Kato S., & Amezcua, A. (2013). Entrepreneurial processes in social contexts: how are they different, if at all? Small Business Economics, 40(3), 761-783.

MacMillan, I. A. (2003). Social entrepreneurs: playing the role of change agents in society. Recuperado de https://knowledge.wharton.upenn.edu/article/socialentrepreneurs-playing-the-role-of-change-agents-in-society/

Mair, J., & Marti, I. (2006). Social entrepreneurship research: A source of explanation, prediction and delight. Journal of World Business, 41, 36-44.

Mair, J., & Noboa, E. (2006). Social entrepreneurship: how intentions to create a social Enterprise get formed. En J. Mair, J. Robinson, & K. Hockerts (Eds.), Social entrepreneurship, pp.89-94. London: Palgrave Macmillan.

Mair, J., & Schoen, O. (2007). Successful social entrepreneurship business models in the context of developing economies. International Journal of Emerging Markets, 2(1),54-68.

Martin, R. L., & Osberg, S. (2007). Social entrepreneurship: The case for definition. Stanford Social Innovation Review, 5(2), 28-39.

Melián, A. & Campos, V. (2010). Emprendedurismo y economía social como mecanismos de inserción sociolaboral en tiempos de crisis. Revesco, 100, 43-67.

Morse, R., & Dudley, L. (2002). Civic entrepreneurs and collaborative leadership. PA Times, 25(8), 2.

Nicholls, A. (2006). Playing the field: A new approach to the meaning of social entrepreneurship. Social Enterprise Journal, 2(1), 1-5.

NYU Stern (2014). Creating social change & impact through business innovation. Recuperado de https://www.stern.nyu.edu/experience-stern/about/departmentscenters-initiatives/centers-of-research/berkley-center/programs/social-entrepreneurship.

Pache, A. C., & Santos, F. (2013). Inside the hybrid organization: Selective coupling as a response to competing institutional logics. Academy of Management Journal, 56, 972-1001.

PBS The New Heroes (2005). What is social entrepreneurship? Recuperado de https://www.pbs.org/opb/thenewheroes/whatis/

Peredo, A. M., & McLean, M. (2006). Social entrepreneurship: a critical review of the concept. Journal of World Business, 41(1), 56-65.

Prabhu, G. N. (1999). Social entrepreneurship leadership. Career Development International, 4(3), 140-145.

Reis, T. (1999). Unleashing the new resources and the entrepreneurship for the common good: A scan synthesis and scenario for action. W. K. Kellogg foundation Battle Creek.

Rey, A., Ribeiro, D., & Sánchez, J. (2016). Giving back to society: Job creation through social entrepreneurship. Journal of Business Research, 69, 2067-2072.

Rodríguez L. (2007). Emprendimientos sociales: Una alternativa para la inserción social y laboral en el estado de Oaxaca. (Tesis de pregrado, México, unam).

Rodríguez, D. (2016). Emprendimiento sostenible, significado y dimensiones. Revista Katharsis, (21), 419-448. Recuperado de https://revistas.iue.edu.co/index.php/katharsis

Roberts, D., & Woods, C. (2005). Changing the world on a shoestring: the concept of social entrepreneurship. University of Auckland Business Review, 19(1), 45-51.

Said Business School (2014). Defining social entrepreneurship. Recuperado de https://www.sbs.ox.ac.uk/ideas-impact/skoll/about-skoll-centre-social-entrepreneurship/what-social-entrepreneurship

Salinas, F., & Osorio, L. (2012). Emprendimiento y Economía social, oportunidades y efectos en una sociedad en transformación. Revista de Economía Pública, Social y Cooperativa, 75, 129-151.

Seelos, C., & Mair, J. (2005). Social entrepreneurship: creating new business models to serve the poor. Business Horizons, 48(3), 241-246.

Seham G., Ahmed T., & Ayman, I. (2017). What motivates social entrepreneurs to start social ventures? An exploratory study in the context of a developing economy. Social Enterprise. Journal, 13(3), 268-298. https://doi.org/10.1108/SEJ-05-2016-0014

Sekliuckiene, J., & Kisielius, E. (2015). Development of social entrepreneurship initiatives: A theoretical framework. Procedia - Social and Behavioral Sciences, 213, 1015-1019.

Smallbone, D., Evans, M., Ekanem, I., & Butters, S. (2001). Researching social Enterprise: Final report to the small business service. Centre for Enterprise and Economic Development Research. Middlesex University Business School.

Schwab Foundation (2014). What is a social entrepreneur? Recuperado de https://www.schwabfound.org/content/what-social-entrepreneur.

Selamé T. (1999). Emprendimiento juvenil. Santiago de Chile: Universidad Santiago de Chile.

Silva, A., Botero, L., & Soto, P. (2014). Sistematización de las experiencias de madrinazgo en la Ciudad de Medellín con las corporaciones para el desarrollo y la autonomía económica de las mujeres de atención a la primera infancia. (Tesis de maestría, Medellín, Universidad eafit).

Social Innovation, Entrepreneurship and Enterprise Alliance —siee—. (2014). Social enterprise: Doing business differently for a more inclusive society. Recuperado de https://employeeownership.com.au/eoa/wp-content/uploads/2015/08/Social_Manifesto_13.pdf

Skoll Foundation (2014). Approach y Skoll Awards: frequently asked questions. Recuperado de https://www.skollfoundation.org/

Sullivan M. G., Weerawardena, J., & Carnegie, K. (2003). Social entrepreneurship: Towards conceptualization. International Journal of Nonprofit and Voluntary Sector Marketing, 8(1), 76-88.

Talbot, C., Tregilgas, P., & Harrison, K. (2002). Social enterprise in Australia: An introductory handbook. Adelaide Central Mission.

Tan, W. L., Williams, J., & Tan, T. M., (2005). Defining the ‘social’ in ‘social entrepreneurship’: Altruism and entrepreneurship. International Entrepreneurship and Management Journal, 1(3), 353-365.

Thake, S., & Zadek, S. (1997). Practical people, noble causes. How to support community based social entrepreneurs. USA: New Economic Foundation

Thompson, J., Alvy, G., & Lees, A. (2000). Social entrepreneurship — a new look at the people and the potential. Management Decision, 38(5), 328-338.

Thompson, J. L. (2002). The world of the social entrepreneur. The International Journal of Public Sector Management, 15(5), 412-431.

Thompson, J. L. (2008). Social enterprise and social entrepreneurship: where have we reached? A summary of issues and discussion points. Social Enterprise Journal, 4(2), 149-161.

Tukamushaba, E., Orobia, L., & George, B. (2011). Development of a conceptual model to understand international social entrepreneurship and its application in the Ugandan context. Journal of International Entrepreneurship, 9(4), 282-298. https://doi.org/10.1007/s10843-011-0079-9

Unión Europea (2014). La iniciativa de emprendimiento social de la Comisión Europea. Bélgica: EU.

Urbal III (2013). Documento marco de reflexión sobre el emprendedurismo y la innovación social. L’ Hospitalet, 27-28 de junio, Barcelona.

Waddock, S. A., & Post, J. E. (1991). Social entrepreneurs and catalytic change. Public Administration Review, 51(5), 393-401.

Weerawardena, J., & Sullivan Mort, G. (2006). Investigating social entrepreneurship: A multidimensional model. Journal of World Business, 41(1), 21-35.

Yunus, M. (2012). Empresa para todos. Bogotá: Editorial Norma.

Zahra, S. A., Gedajlovic, E., Neubaum, D. O., & Shulman, J. M. (2009). A typology of social entrepreneurs: Motives, search processes and ethical challenges. Journal of business venturing, 24(5), 519-532.

Notas de autor

*** Licenciado en Folosofía y Letras y Magister en Administración por la Uiversidad eafit, Doctor en Filosofia por la Universitá Pontificia Salesiana.Director de eafit Social, Universidad eafit, Medellín Colombia.

Información adicional

Para citar este artículo: Saavedra García, M. L., Camarena Adame, M. E., & Vargas Saenz, M. E. (2020) Una aproximación a los conceptos de emprendedor y emprendimiento social. Revista Universidad & Empresa, 22(39), 1-27. https://doi.org/10.12804/revistas.urosario.edu.co/empresa/a.7976