Comunicación Social ULA-NURR

 

Jiménez, T. (2009). Comunicación Social ULA-NURR: Evaluación de una experiencia. [Reseña de la Carrera de Comunicación Social en la Universidad de Los Andes – Trujillo]. Anuario Electrónico de Estudios en Comunicación Social "Disertaciones", 2 (1). Artículo 14. Disponible en la siguiente dirección electrónica: http://erevistas.saber.ula.ve/index.php/Disertaciones/

 

 

 

Reseña

Comunicación Social ULA-NURR:
Evaluación de una experiencia

* Jiménez, Teresita, Profesora de la Universidad de Los Andes (ULA) Trujillo - Venezuela

La carrera de Comunicación Social en el Núcleo Rafael Rangel del estado Trujillo inicia actividades en abril del 2007 y su creación forma parte de una respuesta de la Universidad de Los Andes al complejo fenómeno que experimentan los estudios superiores en la materia, donde la alta demanda estudiantil a nivel nacional ha encontrado una sólida oferta privada.  La apertura de la misma, lejos de crear una Escuela más en la ya extensa lista de centros universitarios que forman periodistas y comunicadores sociales en el país, persigue ampliar la presencia de la ULA  como líder en la formación de profesionales en la Región Andina y del Suroeste de Los Llanos Occidentales venezolanos. El propósito de estas líneas es revisar la trayectoria de la joven carrera  y lo que la consolidación del proyecto ha significado; sus retos a afrontar y la innovación que el mismo representa.

LAS ESCUELAS DE COMUNICACIÓN SOCIAL EN VENEZUELA: UN ASUNTO PENDIENTE

Venezuela profesionaliza los estudios de periodismo en el año de 1946 con la creación de la Escuela de la Universidad Central de Venezuela, unos años luego de que Brasil y Argentina tomaran la iniciativa, con lo cual se coloca entre los países precursores en la materia dentro del contexto latinoamericano. Para los inicio del año de 1984, existían en Venezuela solo tres centros universitarios con Escuelas de Periodismo1: la Universidad Central de Venezuela UCV, La Universidad del Zulia LUZ, y la Universidad Católica Andrés Bello UCAB;  dos  de carácter público y uno privado, respectivamente. Es importante acotar, que para esa misma fecha existía una prohibición por parte del CNU para autorizar la creación de nuevas Escuelas de Comunicación Social, en tanto que la oferta existente era capaz de atender la demanda a nivel nacional y garantizaba un adecuado equilibrio entre egresados y el mercado laboral.

Veinte años después, el panorama cambia drásticamente: catorce (14) universidades del país ofrecen estudios de Comunicación Social, y de las mismas sólo tres (03) lo hacen en modalidad pública. El crecimiento mantiene la tendencia y en la actualidad, para el año de 2009, existen diez y seis (16) universidades que ofrecen la carrera y de las mismas, solo cuatro (04) son públicas: UCV, LUZ, ULA y, la de más reciente data, Universidad Bolivariana de Venezuela, UBV. Esta tendencia expansiva es coincidente con lo que ocurre en el contexto latinoamericano, donde según dato que registra FELAFACS (Federación latinoamericana de Facultades o Escuelas de Comunicación Social)  existen seis cientos (600) centros de educación superior que ofrecen la carrera en el continente. El ritmo de crecimiento guarda estrecha relación con el “boom” de los medios radioeléctricos y la intensificación de los procesos comunicacionales devenido de los incesantes cambios y avances tecnológicos que reconfiguran la producción y distribución mensajes.

Este crecimiento desproporcionado ha despertado serias críticas entre los estudiosos del área (Aguirre, 1998), muchas de las cuales están referidas al desfase entre las necesidades del campo laboral y el número de profesionales que cada año acuden a él en busca de empleo. No obstante, Jesús Martín Barbero (1990) enfoca la situación desde una perspectiva novedosa, al señalar que el boom de los estudios en comunicación cobró importancia gracias a dos aspectos fundamentales:
1) La información se ubicó en un lugar estratégico, se configuró como herramienta fundamental para el desarrollo de la sociedad, determinándose como un elemento esencial para su investigación y comprensión.
2) Por otro lado se difundió la idea de que la comunicación, ni social ni conceptualmente se agota en el periodismo. (1990: 25).

El planteamiento contribuye a desmitificar la idea de que el único campo de trabajo de la comunicación son los medios masivos, a la vez que incentiva a revisar, repensar y actualizar los planes de estudios de aquellos centro de educación superior done la comunicación social es su objeto de interés.

LA ULA EN EL CONTEXTO

Ya hemos apuntado que en el caso de Venezuela la demanda estudiantil ha sido fundamentalmente canalizada por instituciones universitarias de índole privado, lo que representa un obstáculo importante para los jóvenes bachilleres procedentes de hogares humildes. La gravedad del fenómeno coloca al Estado venezolano frente a desafiantes retos que desde luego involucran a las universidades autónomas, entre ellas a la Universidad de Los Andes, dado que otra característica del boom es el desequilibrio en la distribución geográfica de la oferta, concentrada fundamentalmente en la Región Central del país y en los centros urbanos más desarrollados.

Según información reportada por la Oficina Sectorial de Planificación del sector Universitario (OPSU),  la carrera de Comunicación Social sólo es dictada en la Región Andina y Sur Oeste del país (Llanos Occidentales) en forma pública y gratuita en la Universidad de los Andes en su Núcleo del Táchira.  Como consecuencia de ello se desprende que la ULA, después de LUZ, sea receptora de buena parte de la demanda generada en estados como Táchira, Mérida, Trujillo, Lara,  Apure, Barinas y  Falcón; sin descartar  demanda de otras regiones, como el Oriente del país.

En función de esa responsabilidad y en sintonía con la necesidad de ofertar el mayor número de oportunidades de estudio conforme a las necesidades sociales y culturales del estado Trujillo, se propuso la apertura de la carrera de Comunicación Social en el Núcleo Universitario “Rafael Rangel” según la organización y estructura del plan de estudios ya existente en el Núcleo de la ULA en el Estado Táchira, donde el programa cuenta con 26 años de existencia. La iniciativa nació en la gestión vicerrectoral de la profesora Gladys Gutiérrez Nieto con el propósito de responder al compromiso de diversificar las opciones formativas así como atender las emergencias profesionales del estado Trujillo.

El estudio de factibilidad se encomendó a una comisión de profesores integrada por los docentes Margoth Carrillo, Raisa Urribarrí, Eric Brown y Teresita Jiménez; quienes tuvieron a su cargo evaluar las condiciones existentes en el NURR de cara a los requerimientos que el programa académico acusaba.  En esa misión fue decisiva la cooperación y sugerencias del Profesor Jorge Moret Barillas, a la fecha, Jefe de del Departamento de Comunicación Social del Núcleo del Táchira. La iniciativa partió de precedentes exitosos, como el convenio interinstitucional suscrito entre el Núcleo Universitario del Táchira “Dr. Pedro Rincón Gutiérrez” y el Núcleo Universitario de Trujillo “Rafael Rangel”,  mediante el cual se dio inicio a la carrera de Contaduría Pública y a la apertura de las menciones en  Educación Física y Matemática y  Biología y Química en el Táchira con los programas de estudios de ya existentes en el NURR Trujillo.

La carrera de Comunicación Social en la ULA tiene una duración de cinco años bajo un régimen cerrado de anualidad, con un programa que supera la tradicional formación de periodistas a partir del criterio funcional según los medios (periodismo impreso, audiovisual, publicidad y relaciones públicas), modelo predominante en las tres universidades que ofrecían la carrera para el momento de su fundación, en el año de 1984. El  título que se otorga al egresado es el de Licenciado en Comunicación Social en alguna de las siguientes menciones: Comunicación para el Desarrollo Económico, Comunicación para el Desarrollo Científico, Comunicación para el Desarrollo Humanístico.

El plan de estudios concibe a los tres primeros años como de carácter básico y los otros dos restantes como formativos en una de las tres menciones. En aras de garantizar una formación integral, el plan de estudios concebido exige, además de docentes formados en el ámbito de la comunicación social, personal académico procedente de otras disciplinas de las ciencias sociales y humanísticas. Abrir el programa de Comunicación Social en el Núcleo de Trujillo supuso una alianza estratégica entre los ocho departamentos que administran las 23 carreras que ofrece en la actualidad para así garantizar la planta profesoral que en sus inicios el programa requería.

Para el año del 2005,  el cuerpo de profesores de la Carrera de Comunicación Social del Táchira, en sintonía con un llamado desde la sede central de la ULA en Mérida, propuso una reforma curricular que quedó suspendida en espera de una respuesta de las autoridades universitarias. En esa revisión, se incorporan transformaciones significativas a nuestro pensum de estudio, muchas de las cuales referidas a los desafíos tecnológicos que sacuden a nuestro oficio. En esta extensión de la Carrera de Comunicación Social en el Núcleo de Trujillo estamos a la espera de la instrumentación de esa actualización curricular.

A DOS AÑOS DEL RETO

En dos años de existencia, el programa Comunicación Social en Trujillo ha cubierto satisfactoriamente las expectativas. En el tránsito hacia su tercer año, la carrera cuenta con una matrícula que representa casi la mitad de la que atiende el Núcleo matriz del Táchira.  

Cantidad de estudiantes:

cuadro.jpg

 

 

 

Total               159 estudiantes 

 

Anualmente se recibe una cohorte de sesenta estudiantes seleccionados mediante la Prueba Interna de la ULA, cuya aplicación convoca a un promedio de dos cientos aspirantes en un solo llamado al año. La procedencia de nuestros estudiantes es fundamentalmente trujillana pero con una significativa presencia de estudiantes provenientes de la Zona Occidental del país, tales como Mérida, Lara, Yaracuy, Apure y la Costa Oriental del Lago del Estado Zulia.

En cuanto a las áreas formativas que contempla el plan de estudios de la carrera, el programa en Trujillo ya ha cubierto la totalidad del ciclo básico o tronco común, a saber: Formación Periodística, a cargo de la Profesora Paula Rivero; Comunicación Visual y Diseño Gráfico, a cargo de la profesora Fabiola di Mare; Teoría de la Comunicación y Opinión Pública a cargo de la profesora Teresita Jiménez; y Formación Audiovisual, a cargo de la Profesora María Isabel Arenas. Todo el plantel profesoral cuenta con estudios de post grado culminados o por culminar. Restan por consolidar,  importantes y desafiantes áreas formativas del plan de estudios, como la referida al periodismo digital; quizá la más exigente de todo el programa, dado que los grandes retos formativos de esta profesión se encuentran en la misma. Entre su personal figuran Investigadores activos con proyectos inscritos en el CDCHT de la ULA, y la carrera de Comunicación Social del NURR ha sido invitada por el Centro de Investigaciones de la Comunicación  (CIC) de la UCAB a participar en proyectos de investigación nacional en conjunto.

Con respecto al componente tecnológico de la carrera, el cual es bastante exigente, el programa en el Núcleo de Trujillo cuenta con una Sala Digital de redacción contentiva de 30 PC conectados en red y dotada de recursos didácticos. Así mismo, existe un convenio de asistencia mutua con la señal de la ULA FM en la entidad,  y se realizan trámites por diversas vías para consolidar un estudio de televisión.

La vida académica de la carrera ha sido muy intensa en estos dos años de vida. Se ha dictado un curso de post grado con invitados nacionales e internacionales, tres cursos de  actualización profesional para los periodistas de la entidad,  dos  Seminarios formativos para estudiantes y profesionales, así como diversos Foros sobre temas de actualidad social y política. Para ello la carrera ha solicitado un Intercambio Científico, tres Programas SULA-CDCHT y ha establecido alianzas estratégicas con empresas mediáticas de la región para cubrir parcialmente los costos de dichos eventos.

Importantes retos quedan por librar, justo cuando atravesamos una época de recortes presupuestarios y de redefinición del rol de la universidad venezolana, pero en esa misma medida en Comunicación Social ULA-NURR estaremos dispuestos a afrontarlos.

 

Referencias Bibliográficas

  1. AGUIRRE, Jesús María. (1998) La estructuración de la identidad profesional del comunicador social en Venezuela. Universidad Católica Andrés Bello, Caracas.
  2. MARTÍN BARBERO, Jesús (1990): Crisis en los estudios de comunicación y sentido de una reforma curricular, en Diá·logos de la comunicación Número 28. pp. 24 - 29. Lima, Perú, ediciones FELAFACS.



1. Para este año, sin embargo, ya se había aprobado el Programa de Licenciatura en Comunicación Social en la Universidad de Los Andes – Táchira.

 

 

 

 





Licencia Creative Commons
Este trabajo está licenciado bajo una Licencia Internacional Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0.

Universidad del Rosario / Universidad de Los Andes / Universidad Complutense de Madrid - 2016

Licencia Creative Commons
Todos los documentos publicados en esta revista se distribuyen bajo una 
Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Venezuela.